ИDebido al gran mercado, Miami no tiene problemas para fichar a jugadores considerados superestrellas de la liga. El club ya ha ganado tres campeonatos en su corta historia y sigue siendo considerado un aspirante. A partir de finales de 2021, Erik Spoelstra está al frente del equipo y el dueño de la franquicia es Mickey Arison.

Períodos de declive

El mal comienzo de la franquicia en la NBA se debe a los fracasos en el mercado de expansión. El equipo no pudo fichar a las estrellas libres que se negaron a viajar a nuevos equipos con contratos de larga duración. Por ello, los Heat, en su primer año de juego, que fue la temporada 88/89, establecieron un récord de la franquicia con sólo 15 victorias en la temporada regular. Al año siguiente, el equipo mejoró, pero sólo se convirtió en un verdadero aspirante a los playoffs tras unos cuantos fichajes acertados en el draft.

En la temporada 2007/ 2008, las lesiones de los líderes de los Heat obligaron al equipo a hacer un tanque. Dwyane Wade se perdió 31 partidos de la temporada regular, mientras que Shaquille O’Neal no jugó en 49 partidos. Debido en gran parte al bajón de Diesel y a los enormes problemas de la plantilla, el equipo repitió su antihomenaje, y Pat Riley dejó de ser el entrenador principal tras una temporada decepcionante. Erik Spoelstra se incorporó al equipo al mismo tiempo y sigue dirigiendo la plantilla a día de hoy.

Miami Heat en la NBA

Periodos de prosperidad

En los años noventa, los Heat figuraban constantemente entre los aspirantes a los playoffs, aunque en ocasiones no alcanzaban los objetivos fijados por la dirección. Dwyane Wade, elegido en 2003 en el quinto puesto de la primera ronda, selló el destino de la franquicia durante varios años. El jugador de baloncesto se convirtió inmediatamente en el líder de una plantilla experimentada que llevó a los Heat al primer puesto de las semifinales de conferencia en la temporada 03/04. Un año después el equipo perdió en las finales de conferencia y un año después con el esfuerzo de Wade y O’Neill se llevaron los anillos de la franquicia en la historia de la misma.

La temporada baja de 2010-2011 fue la más abanderada de la historia de la franquicia. El equipo no sólo consiguió ampliar el contrato de Dwyane Wade entonces, sino que también logró fichar a LeBron James. «King» anunció su decisión durante una transmisión televisiva en directo, lo que provocó un aluvión de críticas por parte de los seguidores de su antiguo equipo, los Cleveland Cavaliers, y una alegría indescriptible por parte de los aficionados de los Heat. Chris Bosh también se unió al equipo pero, a pesar del trío de estrellas, Miami sólo consiguió ganar el título en dos ocasiones. El equipo perdió dos veces más ante los Dallas Mavericks y los San Antonio Spurs.

En la temporada 19-20 el equipo llegó a las Finales de la NBA gracias al fichaje de Jimmy Butler en un trade de compra y venta y a un trabajo de calidad en el draft. Bam Adebayo y Tyler Hirro brillaron para el equipo y Butler mostró su liderazgo en los playoffs. Sin embargo, en la serie decisiva, Miami perdió ante Los Ángeles Lakers, que se llevaron el título en el año en que murió Kobe Bryant.